En la actualidad, gracias a la cada vez más difundida conciencia ambiental; existen nuevas tecnologías que ayudan a tener un mejor control sobre agentes contaminantes; que puedan causar un gran daño sobre los ecosistemas. Las geomembranas son en este sentido una de las mejores invenciones pues; por el  diseño y materiales con que se fabrican; permiten crear barreras para contener sustancias o materiales evitando que se presenten filtraciones que representen un riesgo medioambiental.

Una geomembrana es una barrera sintética que, como ya mencionamos, está diseñada especialmente para impedir el paso de sustancias y materiales, particularmente de líquidos y vapores, fuera de la barrera que crea. En la fabricación de las geomembranas se emplean polímeros termoplásticos o termoestables; los que tienen la particularidad de presentar un alto nivel de impermeabilidad ofreciendo un excelente nivel de contención; si se les compara con otros materiales.

Los diferentes tipos de geomembranas que existen se pueden clasificar por su estructura (homogéneo o reforzado); su acabado (liso o texturizado) o por su componente principal. La última categoría es la más utilizada para distinguirlas pues, según su composición; son más o menos adecuadas para determinadas aplicaciones. De esta manera encontramos geomembranas de polietileno (HDPE, VLDPE, LLDPE);  cloruro de polivinilo (PVC, f-PVC);  polipropileno (PP, fPP, fPP-R); geomembranas clorosulfonadas (CSPE-R), de termolímero de etileno propileno dieno (EPDM, EPDM-R); que describiremos a continuación.

  • Gemomebranas de polietileno.

Se caracterizan por ser duraderas, de bajo costo y por tener una amplia resistencia química. De igual manera tienen una mayor cobertura por la dimensión de los rollos en que se fabrica; y ofrecen un excelente control en la calidad de la instalación.

La más utilizada de esta categoría es la geomembrana de polietileno de alta densidad, HDPE por sus siglas en inglés. Ésta se fabrica con una resina de polietileno virgen; lo que la hace bastante flexible, contiene además polietileno, carbón, estabilizadores de calor y antioxidantes; compuestos que le brindan una óptima resistencia química, excelente impermeabilidad; y una gran resistencia al agrietamiento y a los rayos UV.

  • Geomembranas de PVC.

Este tipo de membranas se obtiene mediante la polimerización de cloruro de vinilo; que se fabrica a partir de cloro y etileno. En su fórmula incluyen materiales plastificantes, antioxidantes, rellenos y resina de polímero en diferentes proporciones y según éstos; sus propiedades físicas, mecánicas, químicas y térmicas varían.

Las de PVC son geomembranas de bajo costo que en general son muy resistentes a la intemperie, ligeras y reciclables. La principal ventaja de su uso es que según las condiciones del lugar donde se instalarán; se pueden emplear fórmulas especiales para que cumplan con los parámetros requeridos. Además, si en su instalación se emplea el sellado por alta frecuencia, pueden crearse paneles de grandes dimensiones.

  • Geomembranas de polipropileno flexible (FPP).

Se producen con etilo propileno y polipropileno semicristalino y no se emplean plastificantes en su fórmula. Son las geomembranas con menor densidad por lo que en paneles se puede desplegar más fácilmente; además su tasa de transmisión de agua es la más baja comparándola con otras geomembranas; por lo que es una de las mejores opciones disponibles para impermeabilización.

Estas geomembranas son muy resistentes a la intemperie y a la exposición a los rayos UV; tienen una excelente estabilidad dimensional y permiten un gran control de calidad en su instalación.

    • Geomembranas de terpolímero de etileno propileno dieno (EPDM, EPDM‐R).

Son láminas de caucho vulcanizado que incluyen en su fórmula negro de humo, agentes de vulcanización y aceites, entre otros. Estructuralmente sus moléculas están reticuladas, lo que las hace elásticas y estables químicamente; de manera que soportan muy bien la deformación en comparación con otros tipos de geomembranas.

Las geomembranas EPDM, EPDM-R son resistentes a la intemperie; al ozono y a la radiación UV; se adaptan perfectamente a temperaturas extremas, son muy flexibles y se instalan rápida y fácilmente; gracias a que las juntas de los paneles tienen bandas autoadhesivas.

  • Geomembranas de polietileno clorosulfonadas (CSPE-R).

Estas geomembranas son insensibles a los ataques degradantes, a los rayos UV y al oxígeno; son estables dimensionalmente, resistentes a la intemperie y a una amplia gama de químicos. Una particularidad de este tipo de membranas es que conservan su flexibilidad incluso en condiciones de congelación.

Cada una de las geomembranas que describimos, tienen sus aplicaciones particulares y lo mejor es consultar a un especialista con amplia experiencia en el campo para recibir asesoría en la elección de la geomembrana ideal para el proyecto en cuestión. En Soluciones Ambientales Integrales somos líderes en el suministro e instalación de geomembranas, tuberías y accesorios termoplásticos y estamos comprometidos con el fomento del aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, por ello, con gusto te brindaremos la asesoría que necesites en la selección de la geomembrana que se adapte a las aplicaciones, requerimientos técnicos y presupuesto de tu proyecto. Contáctanos, para nosotros será un placer ofrecer una solución rentable y sustentable para tus proyectos.

Posts recientes