Conforme a los problemas ambientales de los últimos años que vienen aquejando al planeta, se han planteado múltiples propuestas para combatir el calentamiento global, la procuración del cuidado del agua, el aprovechamiento de energías renovables, en fin, la sustentabilidad de proyectos amigables con el planeta tierra, nuestro único hogar.

En Soluciones Ambientales GEOSAI tenemos todo un trabajo reconocido internacionalmente en el suministro de material e instalación en proyectos con geosintéticos en el mercado industrial, arquitectura de paisaje, infraestructura para construcción, e incluso, en el mercado decorativo, todo con políticas específicas que nos permiten repercutir en la preservación del medio ambiente, ahorro y creación de energía y gestión del agua, comprometiéndonos para ser una empresa ecológicamente responsable.

En esta ocasión te damos la bienvenida a nuestro blog y te traemos información básica de uno de nuestros productos vitales en materia de construcción, que poco a poco en el mercado ha diversificado sus aplicaciones y usos, nos referimos a la malla geotextil.

Características

Diseñada para el refuerzo de impermeabilización, refuerzo de suelos y muros, para auxiliar en las necesidades de drenaje, filtración y separación, la malla geotextil es un material sintético y textil, de forma plana y compuesto por fibras poliméricas, es decir, poliamidas, poliéster o polipropileno; es muy parecida a una tela pero con la característica de que es un material deformable que se adapta perfectamente a las aplicaciones geotécnicas –terreno irregular con tierras y rocas que recubre la malla– que requieren ciertas obras de ingeniería.

En el mercado es común encontrar una variedad amplía de geotextiles que se han ido incorporando a la familia de este tipo de materiales. Sin embargo, son siete los tipos de geosinteticos más comunes que se distinguen por ciertas características de fabricación. Los podemos dividir principalmente en 7 familias: geomembrana, malla geotextil, geomalla, geocelda, geored, geomanta y biomanta, GCL así conocidos por sus siglas en inglés que significan Geosynthetic Clay Liners,  lo que en vendría siendo: membrana limosa geosintética.

La variedad de este material obedece a su manufactura, a sus propiedades o componentes materiales, y al criterio de uso que demanda las propiedades hidráulicas y mecánicas del terreno en turno, el cual debe ser estudiado para seleccionar el tipo de malla que se requiere y así minimizar los factores de riesgo que puedan existir.

Pero la malla geotextil también puede tener otras características de fabricación que los clasifica. El material geotextil se puede encontrar tejido, esto refiere que, efectivamente, la malla está tejida con fibras, el tejido se da en dos direcciones que se conocen como “trama” y “urdimbre”. Las mallas pueden poseer un tejido plano o tricotado. Por otra parte están las mallas no tejidas que se destacan por ser un material compuesto de fibras entrelazadas en forma azarosa y enlazada mediante un proceso mecánico, térmico o químico con filamento continuo.

Aunque este tipo de materiales pueden parecer ajenos a nuestra cotidianeidad, la verdad es que su aplicación se encuentra en muchos aspectos básicos de nuestras vidas, y sea en el ámbito de la construcción de carreteras, ferrocarriles, presas, cimientos y reforzamientos en suelos y muros. Pese a su versatilidad, la malla geotextil cumple con cinco tares específicas: protección, refuerzo, drenaje, filtración y separación.

En materia de protección se señala que el sistema geotécnico se deteriora mínimamente cuando la malla geotextil acciona sirviendo de protección a las geomembranas impermeables, logrando un efecto de colchón que inhibe el daño de punzamiento o abrasión.

El refuerzo es importante en subsuelos y en muros que necesitan evitar todo tipo de filtración. Para su función de refuerzo hay que tomar en cuenta el refuerzo en la tracción, esto indica que se elimina la fuerza de vuelo, por ejemplo, en muros de contención en el que se requiere una malla en el interior del muro. Cuando se busca reforzar el suelo mediante la malla para lograr la supresión del agua que pueda quedar contenida.

Una de las funciones predilectas de la malla es el de auxiliar en el drenado, el cual consiste en pasar de un lugar a otro un fluido que puede ser líquido o gaseoso. Proceso importante para tener un terreno adecuado sobre el que se pueda trabajar. Para la función de drenado es importante tomar en cuenta el espesor de la malla geotextil.

El proceso de filtración es muy importante para obras de ingeniería en donde es vital hacer que el agua se pueda filtrar, esto permite manejar la estabilidad hidráulica de la superficie y el subsuelo. Para un correcto desempeño, se debe tomar en cuenta la permeabilidad del terreno y de la malla, la abertura propicia de los poros y el espesor de la malla geotextil.

Quizá la más importante, la función de separación de la malla evita el contacto entre dos superficies con distintas características físicas, esto ayuda a impedir la mezcla y contaminación y a la vez propicia el flujo libre de líquidos que son filtrados a través de la malla. En esta función de la malla, se debe tomar en cuenta factores como la elongación de a la rotura, la abertura correcta de los poros, la resistencia a la tracción, la perforación dinámica por caída libre de cono y la resistencia al punzonamiento.

Cuidando los señalamientos mínimos expuestos se puede obtener de la malla el funcionamiento que se desea de manera exitosa. Por estas razones los materiales geosintéticos se han vuelto indispensables en los ramos señalados, aparte de utilizar una tecnología que cuida del medio ambiente.

Posts recientes